96 083 07 64 - 623 15 64 59

Si buscabas una asesoría, que te ayude con el impuesto de sociedades, has llegado al lugar más indicado, en el que te podemos ofrecer un servicio serio  y de alto nivel.

El nuevo impuesto de Sociedades viene regulado por la Ley 27/2014, y entró en vigor en Enero del  2015, siendo actualmente complejo en muchas de sus facetas, con continuos cambios normativos, que requieren la puesta al día constante y un asesoramiento especializado de alto nivel .

Los últimos pronunciamientos jurisprudenciales, así como Resoluciones del TEAC, no han ayudado mucho a favorecer su simplificación.

La sola presentación fuera de plazo de este Impuesto, puede implicar la imposibilidad de aplicar bases imponibles negativas pendientes. 

En Defez Asesores velamos por el cumplimiento con este impuesto, estudiando las mejores opciones, para permitirte el ahorro de impuestos con el cumplimiento de la Ley.

Actualmente la Ley nos permite ejercitar muchas opciones (compensación de bases imponibles negativas, libertad de amortización, reserva de capitalización, reserva de nivelación y muchas otras) que vienen definiendo o construyendo el derecho  de opción configurado por el Art. 119.3 de la Ley General Tributaria.

Preparación y presentación telemática de Impuesto sobre Sociedades

  • Análisis del Resultado Contable. Ajustes extracontables a la base imponible
  • Deducciones y bonificaciones disponibles
  • Liquidación.
  • Obligaciones Aportación Documentación complementaria.
  • Declaración. Modelo 200 y 220
  • Pagos fraccionados. Modelo 202.

Requisitios para gastos deducibles

Existen gastos que pueden deducirse y se restan a la base imponible. Este término también es aplicable cuando se presenta el IVA o se hace la Declaración de la Renta. Pero claro, ¿cuándo es deducible y cuándo no? Existen una serie de requisitos:

  • Estar correctamente contabilizados
  • Los gastos justificados (facturas, nóminas, etc.)
  • Los gastos deben estar en el periodo impositivo en el que se devengan
  • Los gastos han de estar correlacionados con un ingreso

Gastos no deducibles

Existen una serie larga de gastos no deducibles que se muestran en el artículo 15 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre.

Sin embargo, para no ser enfarragoso, pondremos algunos:

  • Gastos por servicios prestados desde paraísos fiscales
  • Los gastos desproporcionados derivados de la extinción de la relación laboral, común o especial, o de la relación mercantil, cuando excedan de ciertos límites
  • Cuando van en contra del ordenamiento jurídico
  • Gastos derivados del Impuesto de Sociedades

Gastos deducibles

Deben cumplir los requisitos que hemos mencionado anteriormente y que no estén en la lista de gastos no deducibles. La ley hace especial mención en algunos gastos deducibles como son los derivados de la inversión en I+D+I o trabajadores con discapacidad.

Defez Asesores somos expertos en temas fiscales y estamos encantados de poder resolverte tus dudas. Tenemos un artículo que está muy relacionado con este tema: Las cenas de Empresa. ¿Son deducibles o no?

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto sobre Sociedades es un tributo que grava las rentas de las empresas y otras entidades jurídicas. Esto quiere decir en palabras fáciles de entender que, cuando se tienen beneficios en una empresa, se paga un porcentaje de ella a Hacienda (esto es lo que se conoce como el Hecho Imponible).

Tipo Impositivo

Con carácter general el tipo impositivo en nuestro país es del 25%, que es el llamado tipo general.  Existe otros tipos especiales que mencionamos abajo, sin ánimo de ser exhaustivos.

Tipos de Gravámenes Especiales

  • 30%: las entidades de crédito, entidades que se dediquen a la exploración, investigación y explotación de yacimientos y almacenamientos subterráneos de hidrocarburos.
  • 20%: para las sociedades cooperativas fiscalmente protegidas.
  • 10%: Aquellas entidades sin ánimo de lucro y entidades de mecenazgo.
  • 15% para los dos primeros ejercicios con beneficios en las sociedades de nueva creación.

Cuota Íntegra

La cuota íntegra es la cantidad resultante de aplicar a la base imponible (el beneficio) el porcentaje del tipo impositivo que corresponda.

No hay que confundir el beneficio de una empresa con la facturación de la misma. El beneficio viene dado por el resultado contable de los ingresos menos los gastos y tras los pertinentes ajustes fiscales al resultado contable. Por eso, una empresa que factura millones al año puede incurrir en pérdidas, ya que la diferencia entre ingresos y gastos es negativa.

Cuando una empresa tiene pérdidas, o beneficios negativos, podrá compensarlas con los beneficios obtenidos en el futuro (esto no tiene repercusión con el resto de impuestos que debe pagar la empresa, como el IVA).

EJEMPLO PRACTICO

Una sociedad anónima al cerrar el año tiene unos ingresos de 250.000€ y unos gastos de 150.000€. El beneficio es la diferencia de 250.000 – 150.000, es decir, 100.000€. El impuesto que le quedará es el producto de 100.000 x 25%= 25.000€. 25.000€ son los que deberá pagar a Hacienda en concepto de Impuesto de Sociedades.

El ejemplo anterior es en términos sencillos, pero la labor de un buen asesor fiscal será la de reducir el beneficio desde un punto de vista fiscal, aplicando los incentivos legales que le puedan corresponder a la empresa. A título de ejemplo, podríamos mencionar:

-Aplicación de imputación temporal de ingresos según cobro, difiriendo la imputación de los mismos si se cumplen ciertas condiciones

-Aplicación de método global de estimación de morosos que, si bien no suele ser una cantidad importante, es algo interesante en el primer ejercicio

-Aplicación especifica de dotación contable y fiscal de morosos, cuando han transcurrido tres meses desde la fecha de vencimiento y no se ha producido el cobro. (Novedad interesante, introducida para los años 2020 y 2021, por el tema del Covid-19)

-Amortizaciones Aceleradas

-Libertad de Amortización en ciertos supuestos, como es con la compra de inmovilizado e incremento de plantilla.

Algunos de los incentivos aquí indicados son para todas las empresas y otros son más específicos para las empresas que se consideran de reducida dimensión (facturación de menos de 10 millones de Euros, con ciertas condiciones), etc.

-Reserva de Capitalización

-Reserva de Nivelación

Algunos incentivos son de aplicación voluntaria, de tal forma, que, si el cliente no los aplica por desconocimiento en el plazo voluntario de la declaración, los pierde, de conformidad con el art. 119.3 de la LGT.

Por lo tanto, no nos cansaremos de repetir la necesidad de contar con un experto cualificado que le analice todos los posibles incentivos o beneficios fiscales que su empresa pueda obtener.

¿Tiene dudas con su impuesto de sociedades? Confíe en expertos.

Solicite información sin compromiso

Fechas y Modelos a presentar

El impuesto de sociedades se abona en los 25 días siguientes, una vez han transcurrido 6 meses desde la finalización del periodo impositivo. Con carácter general el 25 de Julio, pero para empresas cuyo periodo no coincide con el periodo natural del año, hay que estar atentos, porque de acuerdo con el Tribunal Económico Administrativo, los días se cuentan de fecha a fecha, y resulta que por ejemplo para las empresas que cierran ejercicio en el mes de Setiembre, la fecha de finalización del plazo es el 24 de abril, no el 25. Esto ha originado muchas presentaciones fuera de plazo. Por eso tampoco es recomendable utilizar el último día.

  • Modelo 200: este modelo es la declaración anual del impuesto de sociedades. Podríamos decir que es la declaración de la renta de una empresa y se presenta entre los días 1 y 25 del mes de julio de cada año, con carácter general. Ver arriba nuestro comentario sobre ciertas especialidades.
  • Modelo 202: este modelo es el del pago fraccionado del impuesto de sociedades, como Hacienda no quiere obtener los ingresos de golpe, sino que los quiere poco a poco, lo usual es que los contribuyentes se los anticipen, en base a lo que ocurrió en el ejercicio anterior, o al resultado contable del ejercicio.

Nuevamente aquí, hay que estar muy atentos, según la tendencia de la empresa, para utilizar los recursos de planificación fiscal que nos permitan reducir la carga financiera que conlleva los anticipos de impuestos.

Los pagos fraccionados se presentan en los meses de abril, octubre y diciembre si el año anterior en el modelo 200 hemos presentado resultados positivos. Si no los hubo dependerá de si somos gran empresa o no.

Ofrecemos servicios a medida de Asesoría Fiscal en Valencia,  Castellón, y Alicante

Temas relacionados