96 083 07 64 - 623 15 64 59

En la mayoría de los casos el pago que se hace a un trabajador se realiza en metálico, es decir, tanto dinero al mes. Sin embargo, algunas veces se llega a pagar “en especie”. Estas son literalmente “las entregas al trabajador de bienes o servicios gratuitamente o a precios reducidos, aunque no supongan un coste para el pagador” (art. 46 y 47 TR Ley IRPF y art. 41 a 46 del Reglamento IRPF).

Cómo contabilizar las retribuciones en especie

Todo esto supone una diferencia a la hora de llevarlo a la contabilidad con respecto a la contabilización de una nómina normal y corriente. Sabiendo además que las percepciones que se realicen en especie nunca pueden superar el 30% de la remuneración total del empleado.

La cuenta que recoge el importe bruto de los salarios es la 640 SUELDOS Y SALARIOS. De esta forma, podríamos crear una subcuenta para las retribuciones en especie (6401 Retribuciones en especie).

El asiento que se podría generar cuando una empresa paga a un trabajador en metálico y en especie sería:

DEBE

HABER
(640) Sueldos y Salarios

X

(6401) Retribuciones en especieX
A (4751) HP acreedoraX
A (4752) HP acreedora de la retribución en especieX
A (476) SSX
A (572) BancosX
A (755) Ingresos por servicios al personalX

Lo desgranamos:

  • CUENTA 640: salario bruto.
  • CUENTA 6401: salario que se realiza en especie.
  • CUENTA 4751: recoge las retenciones tanto de la cuenta 640 como de la 6401.
  • CUENTA 4752: Pago a cuenta por IRPF del salario en especie, siempre que no esté exento de IRPF.
  • CUENTA 476: deuda que se general con la Seguridad Social debido a la nómina.
  • CUENTA 572: importe en metálico.
  • CUENTA 755: con esta cuenta separamos el ingreso por servicios al personal de la nómina corriente.

Por tanto, este sería el asiento genérico de las retribuciones en especie. Pero hemos de diferenciar que existen diferentes naturalezas de estos rendimientos.

Retribución en especie por algún bien de la empresa

Estas se producen cuando la entrega que se realiza es un bien o servicio que se ha adquirido a propósito para dar al trabajador después. En este caso, se contabiliza el gasto de la adquisición y, cuando se devengue, descontarlo de la nómina.

La cuenta 755 compensa el gasto que hemos realizado con anterioridad cuando hemos comprado el bien o servicio.

Retribuciones en especie consistente en un servicio

La diferencia con el caso anterior, que se tiene un gasto al comprar un bien o servicio, es que en este caso no se adquiere nada.

Sin embargo, a la hora de considerar el valor de estas retribuciones, tenemos que tener en cuenta una serie de criterios:

  • Si es una vivienda: el valor de la retribución en especie sería el 10% del valor catastral, por lo general. En el caso de que no existiera una valoración catastral, hablaríamos del 5% al 50% del valor para el Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Si es un vehículo: el valor será el coste de su adquisición, incluidos los impuestos. Y en este caso tendríamos que diferenciar si el vehículo es propiedad de la empresa o es alquilado. En caso de ser propiedad, hablaríamos del 20% al año del coste de adquisición. Si es alquilado, con renting, hablaríamos del 20% pero del valor de mercado.

“Defez Asesores somo una asesoría contable con la promesa de hacerte la vida más fácil, para que solo tengas que preocuparte de lo que realmente importa, tu negocio”.

Ponte en contacto con nosotros si deseas preguntarnos algo.

AUTOR: JUAN FRANCISCO DEFEZ GÓMEZ

Licenciado en Ciencias Empresariales. por la Universidad de Valencia. Master en Tributación por el Colegio de Economistas de Valencia, Miembro del Registro de Economistas Asesores Fiscales REAF 3107, Miembro EC 118, Experto Contable Acreditado nº 581. Titular de la asesoria Defez Asesores, desde el año 1989. Especialista en temas tributarios y de contabilidad.